6/4/14

Mi primer Amigurumi de Hello Kitty

Este es mi primer intento de Kitty.

Mi primer intento sin patrón, y así está la pobre, aunque finalmente le he cogido cariño a la pequeñaja. 

Y es que la gatita se las trae, porque como no aciertes en las proporciones deja de parecer una Kitty y parece Cobi, la mascota de las olimpiadas de Barcelona, jeje. 

Me fijé en un peluche que tenía en casa, y la cabeza fue sorprendentemente bien, el cuerpo se me atragantó y a pesar de todo seguí y seguí tejiendo, y juntando las partes sin escuchar a mi intuición que me decía que algo no iba bien. Me podía el ansia...

Y así llegue hasta el final, la tenía entera, tan solo me faltaba el hocico, y en ese momento, lo supe, había comenzado a aborrecer a la gata cabezona, le sacaba fallos por todos lados, aunque a mis sobrinas les encantase, que le habia pasado a mis dotes tejeriles? 

Me habia abandonado el duende de la creatividad?? Asi fue como tiré la toalla y decidí buscar un patrón que me ayudase a cumplir mi palabra de hacer una Kitty.


Salió al rescate Doña Esperanza Rosas de tejiendo Perú. Creo que en alguna ocasión ya la he mencionado, que familia mas maravillosa!! 

En más de un lugar la he escuchado nombrar en alguna conversación en las ferias, y en dos ocasiones, comprando un telar y una horquilla, las dependientas me han remitido a ella para aprender técnicas. A quien no la conozca le invito a que se pase por su página y se llene de conocimiento.

Digo que apareció doña Esperanza porque en verdad puse en google patrón Kitty, no me podía esperar que una de las mejores maestras tuviera lo que yo necesitaba, pero así fue, gracias otra vez. 

El vídeo no llegué a verlo por que con la transcripción me apaño bien, pero si alguien tiene dificultades pues que sepa que hay apoyo logístico. Y el resultado es bastante satisfactorio.
Al final el duende volvió a mi. Y seamos sinceros, me gustaba más mi cabeza, la de la gata, no la mía, vamos la que yo había tejido en un primer momento,que la otra en la cual que se tejen las orejas aparte, pero así se iba a quedar.

Una vez tenía hecho el encargo decidí terminar a esta pequeña, fué ahí, al ponerle el hocico a la pequeña, cuando parece que empecé a cogerle cariño otra vez. Y como dejaba a la pobre sin casa con esa carita tan mona.... 

Sabéis de alguna niña que rechace una Kitty por voluntad propia??? Yo tampoco. Al final, a esta pequeña también se la rifaban pero terminó en manos de la tambien pequeña Nora, para que cuide sus sueños.

Como en la vida misma, en el mundo tejeril las cosas no salen a la primera, ni tampoco como queríamos en un principio, pero si buscas ayuda, la ayuda llega, y si no te rindes y sigues esforzándote el resultado puede ser mejor del que te imaginaste. En mi caso tuve una nueva cura de humildad y lo mejor de todo, en vez de hacer feliz a una niña, lo hice a dos.

PD: siento las faltas de los signos exclamativos pero el movil no las tiene, sorry!!!!